h1

Asesíname

junio 14, 2007

Consejos de un discípulo de Morrison a un fanático de Joyce, de Roberto Bolaño y A. G. Porta, Acantilado, Barcelona, 2006, 182 páginas. Precio: $ 63.

Un chico triste y una chica irreverente salen a destruir una ciudad. Salen a matarla, a fundarla de nuevo.

La segunda fundación de Barcelona ocurre en una novela escrita a cuatro manos por Roberto Bolaño y Antoni García Porta, publicada originalmente en 1984 y reeditada en 2006, un par de ciudades más tarde.

Diez años antes de que el formato Pareja de Asesinos se convirtiera en la forma oficial del policial negro noventoso en los Estados Unidos, Bolaño y Porta crearon una aventura para nada épica sobre el desgano de vivir en una metrópoli a la sombra de los genios de la música y la literatura. Una aventura ultra violenta, de ironía dark y pretensiones de revuelo formal. Una aventura que impone algún apunte sobre el diálogo sarcástico que la obra mantiene con el Ulises de James Joyce (apunte: los autores se ríen del peor efecto de Joyce sobre la literatura del siglo 20: una raza de fanáticos que intentaron hasta el fracaso emular la odisea dublinesa en ciudades como Barcelona) y que tras la curiosidad de la doble autoría esconde una trama perturbadora: ¿puede el asesinato ser sólo una posibilidad estética?

¿Hasta dónde seguiremos a las mujeres que amamos? Hasta el crimen, hasta verlas acostarse con otros aspirantes a escritores, hasta saber que la posesión de una persona es una ilusión y que esa ilusión es capaz de hacernos matar a tipos sosos y escribir novelas malas.

Consejos… es un falso documental sobre una ciudad que está, sin que los documentalistas lo sepan, a punto de dejar de ser lo que era. En la Barcelona de los ‘80 un asesinato todavía era un escándalo, y la televisión a color era un lujo de potentados. En esa cartografía pre Pulp Fiction Ángel y Ana van de víctima en víctima con el tedio de oficinistas que se han percatado del sinsentido de la vida. Tienen sexo con la misma alienación con la que matan: acaso porque la vida y la muerte son dos trámites ente un buen libro, una buena banda de rock, y unas buenas pastillas multicolores. La única intensidad posible está en la experiencia de los otros: en cómo fue que los otros llegaron a tener tumbas tales que alguna vez querremos ir a dejarles flores.

Ángel escapa de la policía caminando y escuchando Riders on the storm en un walkman. Habla en catalán pero por un extraño fenómeno se escucha hablar en español. Es el mismo extraño fenómeno que hace que escuchemos a los Doors como paisaje sonoro constante detrás de la novela de Bolaño y Porta.

¿Qué hace uno para escapar de una mujer? La busca por todos los rincones de Barcelona. Se va a París. Y aunque la sabe muerta la vuelve a ver. Uno puede escapar de la policía pero no de las mujeres complicadas: mucho menos si tienen el pelo negro y dicen Adéu cuando se van. Mucho menos si son ellas las que toman las decisiones, las que eligen. En ese lugar de esa ciudad que fue Barcelona en los ’80, Consejos de un discípulo de Morrison a un fanático de Joyce es una novela negra y adolescente sobre las obsesiones inútiles, el fracaso del arte menor y las pocas cosas sublimes que tienen sentido porque fundan algo nuevo, una ciudad o una tradición: una novela de Joyce, un disco de Morrison, una pareja de asesinos.

Publicado en La Voz del Interior. Hoy.

Anuncios

5 comentarios

  1. Ya lo hablamos una vez. Corrían las cervezas. Tenés una cualidad que pocos tienen, recomendás contagiando ganas de leer.
    Eso no tiene precio en un mundo en el que los palos revientan los lomos de los libros todos los días. No tiene precio.

    Jamás un review tuyo dijo “no lean esto”, o “no lean lo otro”. Conocí muchos textos que jamás hubiera levantado de una mesa de saldos, por ejemplo, gracias a que vas para adelante.

    No me vengan a hablar de crítica literaria. Hasta para eso, que hoy hace cualquier boludo, te lo digo con la mano apretándome la bufanda, hay que saber construir.

    Celebro que escribas y espero que estés mejor, Torrente.

    José.


  2. Gracias Joseph.
    Va mejorando la semana. Algunos llamados tuyos tiene que ver con eso. Qué putos que somos.


  3. Ya que estoy, en vez de un mail, lo digo acá. (Censurá el comentario sin culpa).

    Como en las buenas ficciones, por lo gral leo tus posts como si fueran El Diario Íntimo de Fonseca. Me los creo de punta a punta. Pero a veces dudo, por eso no le dí importancia a lo de “racha”.
    Sólo espero que estés mejor.
    Un beso.


  4. uy pensé que se publicaba después de q lo aceptaras… borrá, borrá todo.


  5. Gracias Caro. Gracias gracias.



Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: