h1

Roland Brus

julio 31, 2007

Publicado en Ñ. El sábado pasado.  

 

Postales del Saqueo

El artista alemán Roland Brus expone en córdoba una muestra interactiva y multidisciplanaria sobre la explotación del cerro Potosí, en Bolivia, como emblema del saqueo sobre el que se asienta la riqueza de los países desarrollados.

Por Emanuel Rodríguez

Las primeras preguntas que sugiere “Potosí El cerro que alimentó al mundo”, la muestra interactiva que el alemán Roland Brus expone en la galería cordobesa espaciocentro, tienen que ver con los límites: ¿hasta qué punto se trata de un trabajo sobre un cerro boliviano y no sobre lo que sucede en la misma vereda céntrica de la puerta de la galería? ¿Hasta cuándo será soportable la situación de saqueo que la muestra de Brus y toda la historia de América denuncian como una realidad de más de 500 años?

Las primeras fotos ya plantean el valor simbólico de Potosí como emblema de un saqueo que fue –y según la mirada del artista, es- la base del crecimiento económico europeo.

El cuestionamiento de los límites ha estado presente en todas las intervenciones de Roland Brus (Wuppertal Alemania, 1964) en Córdoba: en “La noche continua” (2001), llevó, para sorpresa y escándalo de la sociedad cordobesa, a Carlos La Mona Jiménez al Teatro San Martín, y fue la primera vez que un cuartetero ingresaba al máximo templo del arte local. Cuatro años más tarde, montó “Woyzeck, ¿quieres ser más que polvo, tierra, lodo?”, una adaptación de la obra de Georg Büchner, en el Hospital Nacional de Clínicas, que trazaba un viaje teatral a la marginalidad en un barrio emblemático de la ciudad de Córdoba y un Hospital con historia rebelde. El trabajo con los límites de la marginalidad le ha servido para desplegar su visión personal sobre el abismo existencial y el vértigo que puede provocar la conciencia de ese abismo.

En este caso, esa misma idea está llevada a un plano político más activo, en la tradición de denuncia de “La venas abiertas de América Latina”, el libro de Eduardo Galeano cuya lectura fuera un punto de partida fundamental en la producción de esta muestra interactiva, dedicada incluso al escritor uruguayo.

Una serie de viajes a Potosí y la lectura de la obra de Galeano fueron “una iniciación en lo que es Latinoamérica”, cuenta el artita alemán, quien contó para su trabajo con el apoyo del Goethe Institut de Córdoba.

Durante uno de esos viajes, comenzó junto con Marta Platía y el fotógrafo Pepe Medina una etapa de investigación, en donde surgió la idea de base de la intervención: “no se trata únicamente de Potosí como emblema de un saqueo histórico que continúa, sino como símbolo y puente hasta los saques de hoy y del futuro”, explica Brus, y agrega: “A mí, como alemán, me ha interesado siempre saber adónde se fue la plata. Se fue a Europa y fue el reactor de su crecimiento económico europeo. Y lo nuevo es que ahora el mundo desarrollado sigue, a través del calentamiento global, por ejemplo, perjudicando a los países pobres. Me impacta ver cómo el bienestar de Alemania y de Europa está fundado sobre Potosí. Y en mi país muchos ni siquiera saben que Potosí existe”.

Las nuevas formas de saqueo siguen, de acuerdo a la propuesta de Brus, siendo patentes en las proximidades del cerro que durante el siglo XVII fuera considerado “el tesoro del mundo”. “En Bolivia –cuenta Roland Brus- vimos el glaciar Chacaltaya, que se está derritiendo. Está desapareciendo. En su derretimiento se nota el nuevo saqueo”.

La muestra incluye fotografías, videos, audios, dramaturgia y una declaración política titulada “La Operación Cisne Negro y los nuevos piratas del siglo 21”, que reclama una investigación internacional sobre el origen del tesoro encontrado hace unos meses en el fondo del océano, entre Inglaterra y España, y que ocupó la portada de todos los diarios del mundo. La declaración, que cada visitante de la muestra puede firmar, será entregada al gobierno boliviano como apoyo para reclamar la devolución de ese tesoro, que por sus características se trataría de plata extraída del Potosí.

La muestra registra también la realidad del alto boliviano, en Cochabamba: “La idea fue contar el Potosí en el contexto de una Bolivia de hoy que intenta recuperar el control de los recursos naturales”, explica el artista.

“La muestra, con sus cinco partituras intenta construir una mirada amplia y compleja sobre los saqueos para que cada uno vea qué tiene que ver ese saqueo con cada uno mismo”.

El cruce de disciplinas (video, foto, teatro, textos de Eduardo Galeano escritos especialmente para esta muestra y leídos por trabajadores y habitantes de Potosí, La Paz, El Chapare, Oruro y Cochabamba) es una constante en el trabajo de Brus, y en este caso el planteo más fuerte es sobre los límites entre arte y documentalismo, y la posibilidad de entender al documental como una vía política de intervención artística en la realidad. Entre el testimonio y la ficción, la intervención de Brus va “hacia conceptos abstractos”, como explica el artista, y se aleja del simple registro de una situación límite.

En ese punto la obra de Brus es una pregunta sobre los límites de la indiferencia. La problemática de Potosí parece un conflicto lejano para cualquier cordobés que camine por afuera de la galería, y sin embargo el artista alemán tiene claro que la distancia entre el cerro que alimentó al mundo y la capital mediterránea es, simbólicamente, nula:

si el nuevo saqueo que plantea Brus a partir de los textos de Galeano y de los testimonios de los bolivianos tiene que ver con “la guerra del gas, la guerra del agua, el calentamiento global que causa sequías, inundaciones, enfermades tropicales, grandes inmigraciones hacia el alto”, entonces la Argentina no está para nada ausente de ese proceso.

El trabajo de Brus rescata los esfuerzos del pueblo boliviano por recuperar el control de los recursos naturales: “aquí ni hay conciencia ni hay intentos de recuperar esos recursos”. Se trata de una intervención fuerte, “una sinfonía con cinco partituras” que es también un llamado político. El paisaje de la denuncia puede parecer lejano: un cerro en Bolivia, una realidad que parece no tener nada que ver con la coqueta peatonal en donde se exhibe la muestra. Sin embargo cualquier espectador puede salir de “Potosí” y ver que faltan taxis porque se ha suspendido la venta de GNC, que se corta la luz a diario para ahorrar energía, que las garrafas de gas son un bien escaso. El cerro que alimentó al mundo no queda tan lejos.

Anuncios

5 comentarios

  1. Lo conoces a ese tipo? Sabes lo que fue “La Noche continua”? Lamentable.


  2. hola roland
    te cuento de que voy a utilzar este trabajo para la escuela. ya que me parecio muy interesante;y se de que a mis profesoras les va a encantar..
    te mando muchos besos..
    casi


  3. Hallo Roland Brus
    heut war die beerdigung von Jürgen – JKD
    wir kennen uns aus der mulackstr, war damals bewohner und Aktivist
    Gruß aus der mulackei (nich mehr ganz)


  4. Hola Ronald he oido algo sobre lo que haces, y la verdad es que es muy bueno tu trabajo. Esa mezcla entre arte y documentalismo es verdaderamente interesante.


  5. roland, if you read this, hi. its been along time
    would be good to hear how you are?
    cheers

    gordon shrigley
    post@gordonshrigley.demon.co.uk



Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: