h1

Ojotas / 5 – La moral púbica

enero 27, 2008

Sigue JPS hasta que el sentido común diga lo contrario.  Los lunes de la Voz son filosóficos a morir.  

El filósofo de semáforos está intermitente pero sigue convencido de que Carlos Paz corre peligro de ser una ciudad sin pensamiento. Él quiere evitarlo.  

Juan Pablo Sastre es un pensador fundamental para entender el devenir intelectual de Villa Carlos Paz en el nuevo milenio, y un personaje no tan importante para entender el argumento de El champán las pone mimosas. En los semáforos, mientras algunos malabaristas demuestran sus habilidades a los automovilistas, Juan Pablo les demuestra la no existencia de Dios, la crisis del cartesianismo y el sobreprecio de las plateas para ver a Evangelina Anderson. Es un filósofo racionalista, metafísico, experimental y cordobés, todo al mismo tiempo, porque él cree que “en la vida, lo importante es estar vivo”. Está perdidamente enamorado de Sofía Zámolo: está perdido por los ojos azules de la modelo, y por su figura escultural: por ver un cartel de los ojos de Sofía mientras andaba en bici, dobló mal en una esquina y se perdió. Ahora no sabe bien dónde está aunque asegura que se trata de un lugar “real”, no “imaginario”, y que hace “calor”.

Negro positivista
Juan Pablo es un militante de la filosofía: todas sus acciones son filosóficas. “la filosofía es mi vida” dijo una vez mientras escribía con pis la palabra “virtud” en el asfalto. Juan Pablo nunca dice “no puedo”, dice “I Kant”. Cierta vez hallábase filosofando y sacándose la cera de los oídos con una ramita de eucalipto cuando pasó cerca el Negro Álvarez, a quien Juan Pablo le adjudica un “incuestionable parecido físico con Ludwig Wittgenstein”. JP acercóse, animóse y díjole: “tengo una proposición atómica para hacerle: vamo’ a comer un asadito”. El Negro Álvarez no entendió muy bien, pero por las dudas le contó el chiste de Don Abraham y le dejó unas monedas a modo de limosna. Con esas monedas Juan Pablo se compró, filosóficamente, un ejemplar viejo de la revista Playboy donde había fotos de Mónica Guido desnuda y, oh ironía del azar, un chiste del Negro Álvarez en el que Don Abraham comenta el Tractatus lógico de Wittgenstein.

Juan Domingo Pezón
A Juan Pablo Sastre debemos gemas de la lógica cordobesa como “una cosa es una cosa y otra cosa es otra cosa”, la frase que casi lo hace famoso cuando la pronunció, mirando al sudeste con cierta melancolía, muy cerca de un pezón que después salió en una revista de espectáculos. JP había confundido al Pezón con Juan Domingo Perón y además creía que Perón no había sido un presidente de la Argentina sino un “cantante de reggaetón”. Es que a JP siempre le interesó “únicamente” la filosofía, y a las demás materias de la escuela no les dio mucha importancia. Cierto día en cierto semáforo reflexionó: “en ciertos datos de boleterías no hay nada cierto”, y se sintió muy bien, al borde del éxtasis. Luego se sentó muy bien al borde del lago y siguió reflexionando: “los pebetes traen el queso cada vez más finito”, dijo, citando de manera muy sesgada al primer Marx.

Concheros nietszcheanos
Durante un debate filosófico con Pamela David Juan Pablo Sastre desplegó una defensa enardecida de los concheros color naranja, en contra de cualquier otro color de conchero, “como decía el gran Federico Nietszche: ‘El redentor aportará un sentido a la vida que no niegue la felicidad y la belleza en este mundo’, que en alemán (¿?) quiere decir ‘aguante el conchero naranja’”. Pamela David defendió su tesis explicando el mito de Sísifo desde una perspectiva psicoanalítica y mostrando un poco sus pechos, lo que terminó de convencer al auditorio. JP se ofendió: “¡Ah, no, si vamos a hablar de psicoanálisis me retiro”, dijo, pero nadie lo escuchó, y volvió a los semáforos, a cavilar sobre el amor y el deseo de posesión, y provocó un desorden público al convencer a tres automovilistas de que “desde un punto de vista estrictamente filosófico el semáforo no existe”. Cuando la policía lo apresó, él explicó: “Soy nihilista: me coso los pantalones sin usar aguja ni hilo”.    

Anuncios

4 comentarios

  1. Excelente. Confieso que al leerlo me hice un poquito de pis. Estas proveyendo de energia a Monstropolis.


  2. Se me apareció Derrida como un espectro y, luego de limpriar mi cagada producto del terror que su aparición me provocó, escuché su argumento: ” Toda estructura tiene un punto de cierre violento, una artefacto que intenta cubrir su hueco original. La deconstrucción es la praxis de explicitar la ficción del sistema, de su perfección” ¿Qué mierda decis, Franchute?- le espeté dialéctica y mayéutica, y rabiosamente. ” O sea, que no hay modo que a J.P Sastre le caliente Sofía Zamolo, que de tan perfecta es más una belleza de contemplación, de museo, pero que calentar lo que se dice ponerte al palo, no hay modo. Sin tener en cuenbta el atenuante de una implicación lógica( Si P entonces Q): Si el gordo Nalbandián se cogio una mina ergo esa mina es intocable” ¿Nada más, Derrida? “Sí, saludos a Sarkozy, que aunq sea un facho es un grande con esa mina”


  3. Ema, no sé qué intrincado mecanismo informático no me deja publicar la segunda parte del comentario, que es su remate. debe darse cuenta de lo estúpido e infeficazmente chistoso resulta. En fin…


  4. pasa que este blog tiene habilitada la moderación de comments: vos escribís el comment y hasta que yo no me conecte a internet y lo apruebe no sale. Es un toque molesto, pero lo tuve que hacer desde que se puso de moda putear desde el anonimato. en fin, ya se cansarán y volveremos a la modalidad normal. o no, tal vez no se cansen. mis disculpas para los comentaristas buena onda.



Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: