h1

Cup of coffee

octubre 3, 2008

De los mapas de Córdoba, el que más me gusta es el que armé con los lugares en los que quisiera sentarme a tomar un café con vos. Soy un cartógrafo prudente: elijo bares que tu marido no frecuentaría, bares en donde la máquina de café hace tanto ruido que para hablarte debería acercarme a tu oído y resisitir la tentación de morderte, bares en los que sólo te pondrías nerviosa los primeros cinco minutos.

Bares no tan limpios: en mis sueños imagino que tampoco te gusta el café de diseño, la espuma artificial de los cortados que valen más de cinco pesos.

En mis sueños tu marido canadiense es un capuchino de sobre, un café sin gracia, y vos en cambio sos una taza en el bar del ajedrez, un café para hombres sensibles, un café de jugadores empedernidos, sos una taza caliente una tarde de otoño y quiero rodearte con mis manos, adecuar la forma de mis manos a la temperatura de tu contorno.

De los mapas de Córdoba, elijo el que armé con el café de tu desastre: ¿y si en lugar de comprar la casa de tus planes, en el colmo de mi euforia decidieras dibujar el mapa del café conmigo, irrumpir en mis bares horribles con tu pelo negro y pedirle al mozo taza, cenicero y un abogado?

En mis sueños tu marido es un café con leche, y yo un café imprudente, y vos sos la alcaldesa de una ciudad infame, la gobernadora de una calamidad. De los mapas de Córdoba elijo el que armé con café de peatonal, de galería escondida, de esquina poco amable, de vereda en la cañada. Sé por las huellas que tu boca deja en la taza de la oficina que no te gusta el café de centro comercial, y las veces que te he visto tras la cortina de humo de un café caliente debí reprimir mi ansiedad de secuestrador.

En mis sueños te convenzo: dejás a tu marido y al edulcorante, nos sentamos en un bar triste y me pedís café, cenicero y dos pasajes. En mis sueños soy el dueño de un bar y te sirvo un café imposible, soy un mozo audaz y te digo que esto no es un poema para invitarte un café, que un café con vos sería un poema, y en mis sueños sonreís, me mostrás tu mano sin bijouterie, y escribís mi nombre con la borra del café que tiraste al piso.

Café desastre, me gusta el café bajo la intemperie del bar del ajedrez, café qué hacemos, café qué hice, café de los amantes. Quiero dibujar en tu espalda un mapa de Córdoba y besarte los bares en los que me gustaría tomar un café con vos, dibujarte con café una ciudad y despintarla con mi boca. En mis sueños tu crédito hipotecario es un viaje a Brasil y yo soy una ruta peligrosa, y soy también el borde de tu taza, y tu marido es un té de hierbas, un jugo de naranja, un desayuno saludable.

De los mapas de Córdoba, elijo el que se arma con mis bares horribles, mis jugadores empedernidos, mis posibilidades de café con vos. En mis sueños Canadá te aburre, ¿cómo podés tomar café con alguien que te trata como a una persona común y corriente? En mis sueños, segafredo, parissiene, y las sábanas sepia de mi cama. En mis sueños, una ciudad suficiente, veinte años con vos o un café juntos, una tarde de otoño, el borde de una taza, un mapa en el que todos los bares tienen tu nombre.  

Este texto fue expuesto en “Tomemos un café”, al lado de un bellísimo poema de Carla Slek. Me copié a mí mismo en tres o cuatro oraciones, y una frase del final sería imposible sin haber leído el poema que Carlos Schilling le escribió a Marisa Badino.

 

Anuncios

16 comentarios

  1. Bellisimo.
    Se supera día a día me parece


  2. Mmm… claro que le diría esas cosas a ella…
    Muy bueno, loco.


  3. Muy lindo che. Ayer no pude ir. Bah… me dio fiaca, je je!


  4. Wow, sabia descripción de los q somos amantes del café y del café con amantes y a la frase del final q más se le puede agregar? lo dice todo…ese tipo de café tiene un sabor especial.


  5. Soberbio, como siempre.


  6. Yo soy un fernet pincelando el sistema digestivo. No soy de los que escriben cosas tan lindas a las chicas, queda claro.

    Abrazo Emanuel.


  7. Muy bueno. Me encantó…


  8. Güenísimo.


  9. Estaba haciendo un parcial para la facu cuando descubrí que ya habían pasado dos horas desde que me senté en la computadora. Como siempre (ya en rapto de distracción total había puesto Spinetta), abrí una ventana de google y me puse a buscar fotos de cuadros de Van Gogh y de paisajes lluviosos. Entré a varias páginas que me da a considerar amigas y leí esta entrada. Me encontré llorisqueando con “Noches de perros”, con ganas de tomar una taza de cafe, en alguna tarde lluviosa en la 9 de julio cordobesa. Con alguien, por supuesto. Con algún muchacho de que los que dan estas ganas de escuchar música que me hace llorar.
    Salvo que yo prefiero, no los bares horribles (que me suenan a los que quedan por la cuadra de atrás de la Casona), si no a esos de Güemes o alguno de Alta Córdoba.
    Salvo que en vez de café prefiero un jugo. O peor aún, una noche, atrapados los dos, con una cerveza, luz de velas y música. Para no desear que acabe de llover.
    Lindo relato. Muy linda la imagen que produce el café y la mujer de pelo negro.
    Muy lindo todo. Muy lindo.


  10. te gustan las espaldas…


  11. Cuando te llevé a tomar un café a Bonafide, me dijiste que era un lugar cheto. Yo te dije que eso era un prejuicio. Vos me dijiste que todos tenemos prejuicios. Veníamos de hacer el amor, habíamos pagado el hotel a medias. Ese día de invierno cuando te invité a ser felices por un rato. Viajamos en bondi y nos encontramos en una estación de servicio. Nos subimos a otro bondi y viajamos en silencio. Quisiste que elija el lugar de un clasificado, un lugar de morondanga. Vos estabas impotente dijiste y empezaste a balbucear un discurso sobre el poder y el no poder. Conmigo no te dije… Al salir caminábamos y una mujer que pasó me dijo puta. Pasamos por la tabaquería y te compraste un puro. Esa tarde me mostraste la foto de tu mejor amigo que vive en Italia. Después del café, la mirada y las palabras nos separamos. Dijiste que irías a comprar un asadito. ¿Quizás para pagar la culpa con tu mujer y tus hijos?


  12. sofia: cada vez que pasás por acá dejás buena onda. gracias por eso, niña.

    santiago: gracias, loco. dígaselas.

    Gala: vamos, combata la fiaca,¡vaya a ver W Invasión extraterrestre! nos hace falta gente.

    anitax: gracias, como siempre.

    Emilio: caiesé, caiesé… si usted debe ser un tierno de aquellos.

    Vale: siempre, siempre es un placer saber que andas dando vueltas por acá.

    Lucas: ¿ya está en cba, usted?

    Sole: Bienvenida. quise entrar al blog que ponés como link pero algo anda mal. Te agradezco las palabras, las imágenes, y la reivindicación de los bares de alta córdoba.

    nt: y sí…

    Mariko Soluble: Buenísimo. Los comentarios que más me emocionan son los que se suman a la ficción. Muchas gracias. Y sí, los amantes hombres casados son más propensos al ridículo.


  13. no che. todavia europeando. pero pronto me parece que ando por allá.

    tengo que preguntar: ¿pooooor?


  14. (respuesta)

    Será por qué lo había anotado mal, jajaja. Qué moquera. Ahí fue bien:
    http://elinfinitodevenirdelaexistencia.blogspot.com, y si no…
    http://sole2005cba.spaces.live.com

    No son gran cosa pero con humildad aseguro que a veces ahí abro mi corazón. Mmm…
    La reivindicación de los bares de alta córdoba fue un acto fallido, quizá mi inconciente me lleva a recordar mi adolescencia temprana en el bar de la plaza. Mi nuevo amor (imposible, platónico, por supuesto) comparte bar conmigo, sin saberlo, muy cerca de todo…

    Saludos. Muy lindo el wordpress, ya lo dije, y ya lo había perdido de agenda, desde hace como un año que no lo visitaba, volví por W. Ahora que soy adicta a internet no se me escapa más.


  15. Me gusta porque es más barrial que otros textos, me lo creo y lo voy a usar en algún café, con permiso…


  16. Increíble Emanuel, estupendo: “¿cómo podés tomar café con alguien que te trata como a una persona común y corriente?”.
    Un abrazo loco, me alegro que todo este tan bien y con tantos proyectos.



Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: